¿Qué hacer ante el impago de una pensión de alimentos? | Caleta Abogados

¿Qué hacer ante el impago de una pensión de alimentos?

En el caso de que en su día se dictase una Sentencia judicial firme, ya sea por medio de acuerdo o de procedimiento contencioso (sin acuerdo), en la que se haya establecido a uno de los progenitores la obligación al pago de una pensión de alimentos a favor de los hijos nacidos de la pareja, el impago, ya sea total o parcial de dicha pensión, se considera un incumplimiento de Sentencia.

¿Cuáles son las posibilidades para reclamar los alimentos impagados?

Ante este panorama, DOS son la vía de reclamación, en la práctica, al alcance del progenitor que se ve afectado por dicho incumplimiento:

PRIMERA. – Vía civil:

 

Se interpone, por medio de abogado y procurador, una demanda ejecutiva de la Sentencia Judicial ante el mismo juzgado que dictó dicha Sentencia.

Junto a ella, se presentan documentos que acreditativos del impago de la pensión. Un extracto bancario relativo al periodo en el que debería de haberse abonado la pensión, sería suficiente.

La cuantía de la demanda no solo será el importe en concepto de pensión de alimentos, sino que, en la misma, se podrá reclamar igualmente el pago de los gastos extraordinarios que tampoco haya satisfecho el obligado, así como la actualización de la pensión a la subida anual del Índice de Precios al Consumo (IPC).

 

Una vez admitida a trámite la demanda, se le dará traslado al progenitor ejecutado. Si no hay oposición por el mismo, se le da un plazo de tiempo para que realice el pago voluntario de la cantidad pendiente. Si aun así no realiza el pago en el tiempo establecido, se procede directamente al embargo de bienes del ejecutado(nóminas y salarios, pensiones y prestaciones, saldos bancarios, vehículos…), previa averiguación por el Juzgado.

SEGUNDA. – Vía penal:

 

Dicha vía es, sin duda alguna, la vía más gravosa y la que más consecuencias perjudiciales puede suponer para el obligado al pago.

El articulo 227.1 del Código Penal establece que “el que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos”, será acusado de un delito de abandono de familia en su modalidad de impago de pensiones enfrentándose a penas de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses. 

Dicha acusación se efectuará previa denuncia del perjudicado ante la Guardia Civil, Policía o Juzgado de Guardia correspondiente. La misma se puede interponer sin abogado. No obstante, desde Caleta Abogados desaconsejamos dicha opción ya que la misma en muchos casos no garantiza la pretensión del denunciante.

Este procedimiento penal, tendría 2 consecuencias para el finalmente condenado:

  • Una sanción penal, ya sea bajo la forma de prisión o pago de multa económica.
  • El abono de las cantidades pendientes (alimentos y gastos extraordinarios) en concepto de responsabilidad civil en compensación al progenitor perjudicado.

Incluso, en la práctica, la imposición de la pena de prisión tiene una consecuencia nefasta para el acusado: la suspensión de la entrada en prisión depende del abono de la totalidad de la responsabilidad civil a la que ha sido condenado.

¿De qué depende que a dicho progenitor le condenen por ese delito?

El criterio fundamental tenido en cuenta por jueces y tribunales para que dicha denuncia pueda prosperar y termine en una sentencia condenatoria es la existencia de voluntariedad o intención de no pagar por parte del obligado a ello. Dicho con otras palabras: que pudiendo pagar, no lo ha hecho.

Si en el periodo en el que se tenía que abonar la pensión, el obligado contaba con recursos económicos suficientes para hacer frente a la misma, y no lo ha hecho, se entiende que ha existido voluntad de no pagar. En este caso no es posible alegar que tiene otros gastos que afrontar (hipoteca, coche, suministros de su vivienda…), ya que se entiende que el pago de la pensión de alimentos a los hijos tiene total preferencia con respecto a otros pagos.

En cambio, si durante ese periodo no contaba con ingresos de ningún tipo, se entiende que no ha existido dicha voluntad, sino que el obligado no ha podido hacer frente al pago. Por lo tanto, no ha habido voluntad, sino solo imposibilidad.

¿Qué vía de reclamación aconsejamos desde Caleta Abogados?

Tradicionalmente, la vía civil ha sido siempre la más utilizada. No obstante, de un tiempo a esta parte, las reclamaciones mediante la vía penal se han visto multiplicadas.

Ello se debe a dos factores:

  • Imposibilidad de embargo de bienes por medio de la vía civil, por ser el incumplidor insolvente o gozar de ingresos inembargables.
  • Consecuencias más gravosas, y en la práctica, más efectivas por medio de la vía penal.

La elección de la vía correspondiente dependerá de las circunstancias de cada caso concreto y de la que ofrezca mayores posibilidades de obtener el cobro de las cantidades pendientes.

En Caleta Abogados realizaremos un estudio de tu situación y te aconsejaremos sobre el procedimiento que se ha de seguir para cumplir con éxito con todas tus pretensiones.

 

                                          PEDIR CITA PREVIA CON UN ABOGADO             WHATSAPP 649 045 724

*primera consulta gratuita consultando o solicitando cita a través de la web. 

Pablo Salmerón Sabador

Abogado
Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales.
Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.
Pablo Salmerón Sabador

Pablo Salmerón Sabador

Abogado Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales. Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.