La ocupación ilegal de una vivienda como delito | Caleta Abogados

La ocupación ilegal de una vivienda como delito

Las consecuencias jurídicas de la ocupación ilegal de una vivienda pueden ser civiles o penales.

A las primeras, ya le dedicamos un artículo recientemente, mientras que las segundas pueden dar lugar a que se considere la comisión de una infracción penal o delito.

delitos abogado penalista granada

¿Cuándo la ocupación ilegal de una vivienda es un delito?

Se ha de partir de la base de que cualquier ocupación de una vivienda en contra de la voluntad de su dueño, será considerado delito, aunque no haya mediado ni violencia o intimidación en las personas.

No obstante, la ocupación ilegal puede dar lugar a 2 tipos de delitos, según las circunstancias en las que se haya cometido:

Primero. – Delito de allanamiento de morada

Se encuentra contemplado en el artículo 202 del Código Penal.

En este caso, y a diferencia del siguiente delito, el bien que se protege no es otro que el inmueble que constituye morada o vivienda del propietario, ya sea en forma de primera residencia o segunda (residencia temporal).

La clave para que se considere morada es que en las mismas se desarrollen aspectos privados de la vida de sus propietarios.

Segundo. – Delito de usurpación

Está contemplado en el artículo 245 del Código Penal.

La diferencia con el delito de allanamiento de morada es que este caso la ocupación es sobre un inmueble que está vacío, abandonado o incluso pendiente de la terminación de su construcción.

Por ser el caso que más se adecua al “fenómeno okupa”, en el presente artículo vamos a ocuparnos de este último delito.

abogado penalista granada

Requisitos del delito de usurpación de vivienda

La circunstancia predominante en este caso es la ocupación, sin autorización debida, de un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o mantenerse en ellos contra la voluntad de su titular.

Para que se considere que existe un delito de usurpación, se exigen los siguientes requisitos legales:

1.- Que el inmueble de ocupación ilegal NO constituya la morada o vivienda de su titular.

2.- Que la ocupación se lleve a cabo SIN ejercer violencia o intimidación en las personas.

3.- Que el ocupante del inmueble carezca de título que lo legitime a ocupar la vivienda. No debemos confundir la usurpación con la permanencia en la vivienda por parte de un inquilino cuando ya no tenga legitimidad para ello, ya que en este segundo caso estaríamos ante una situación de precario que solo tendría solución por la vía civil.

4.- Que el ocupante sea perfectamente conocedor de que está ocupando un bien ajeno y que no cuenta con la autorización expresa del titular de la vivienda para hacerlo.

Controversia en torno a la ocupación ilegal de los inmuebles

A pesar de que el “fenómeno okupa” siempre suele ir ligado a la ocupación de inmuebles vacíos o abandonados, no es menos cierto que cada vez existen más casos en los que la ocupación se ha producido durante la ausencia temporal del propietario de la vivienda, y aun constituyendo morada o vivienda habitual, la causa ha sido tramitada como una usurpación y no como un allanamiento, con todo el perjuicio que ello supone para el propietario.

Incluso han existido casos en los que, pese a darse todos los requisitos del delito de usurpación, el Juzgado correspondiente ha derivado la cuestión al ámbito civil por medio de un procedimiento de desahucio, porque el origen inicial de las partes fue un contrato de arrendamiento.

Sea como fuere en caso de usurpación de la vivienda se ha de interponer, previo asesoramiento de un abogado, la correspondiente denuncia penal ante la Policía o Guardia Civil, a fin de que puedan ser identificadas las personas ocupantes, e iniciar contra las mismas el proceso penal.

PEDIR CITA PREVIA CON UN ABOGADO

Pablo Salmerón Sabador

Abogado
Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales.
Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.
Pablo Salmerón Sabador

Pablo Salmerón Sabador

Abogado Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales. Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.