La concesión de la custodia compartida de hijos menores: verdades y mentiras | Caleta Abogados

La concesión de la custodia compartida de hijos menores: verdades y mentiras

La custodia compartida de hijos menores nacidos de una pareja es de las figuras jurídicas de mayor actualidad dentro del panorama jurídico familiar.

Sin embargo, a pesar de estar de actualidad, también se dicen afirmaciones que no son del todo ciertas respecto a este tipo de régimen de custodia.

Características básicas de la custodia compartida

A pesar de tratarse de una figura un tanto compleja, no podemos dejar de conocer una serie de rasgos básicos:

Primera. – Tipo de custodia totalmente equiparable a la monoparental

 Se ha generalizado indebidamente la supuesta dificultad de que un Juzgado reconozca una custodia compartida a los progenitores.

Sin embargo, a pesar de que la misma dependa de la valoración de unas circunstancias concretas, es totalmente incierto que la misma sea otorgada solo a casos muy concretos.

En definitiva, es un tipo de custodia tan normal como la monoparental. De hecho, la tendencia jurisprudencial es que, en condiciones normales, la misma se establezca por ser considerada como la opción más justa.

Segunda. –Influencia relativa de la relación entre progenitores

 Si bien una buena relación entre partes es una circunstancia que suma enteros a las posibilidades de establecer una custodia compartida, por otro lado, no es determinante.

Más importante es que ambos progenitores tengan en común la forma de educar y de relacionarse con el menor, y que este no muestre rechazo hacia ellos.

Por lo tanto, es incierto que la mala relación entre progenitores impida la custodia compartida.

Tercera. – Capacidad económica de los progenitores

Es incierto que la capacidad económica de cada uno de ellos condicione necesariamente la concesión de una custodia compartida, ya que ello sería injusto para el progenitor que carezca de fortuna.

Si bien, con carácter general, cada uno afrontará los gastos del menor durante el tiempo de estancia, hay casos en los que se establece una pensión de alimentos con respecto a uno de los progenitores si este no puede garantizar cubrir los gastos básicos del menor por su situación económica precaria.

Igualmente, otra de las circunstancias que puede dar lugar a la fijación de una pensión en estos casos es el establecimiento de días no igualitarios entre los progenitores.

previous arrow
next arrow
Slider

Cuarta. – Los hijos menores de corta edad SI pueden ser objeto de custodia compartida

Es cierto que no es lo más apropiado y que de alguna manera condiciona, más o menos, la concesión de la custodia compartida. Pero no es un impedimento como tal.

Solo en casos de hijos lactantes, los Juzgados y Tribunales son más unánimes en poner trabas a este tipo de régimen.

Por lo tanto, con carácter general, cualquier menor puede ser objeto de custodia compartida.

Quinta. – Los informes de los equipos psicosociales NO son necesariamente vinculantes

 La creencia general cuando se afronta un procedimiento de guarda y custodia de este tipo es que nos encontramos en manos de la valoración por parte del equipo técnico psicosocial, y en verdad, no falta razón.

Ahora bien, si bien su dictamen es importante en la decisión judicial final, es incierto que los Juzgados y Tribunales hagan caso a rajatabla a lo que se proponga en dicho informe de valoración pericial.

En todo caso, dependerá de las circunstancias y sobretodo, de la propia valoración de la prueba que haga el órgano juzgador.

Sexta. –La situación laboral de uno de los progenitores NO condiciona necesariamente la fijación de la custodia compartida

Otra de las cosas que erróneamente se cree es que si las condiciones laborales de uno de los progenitores no son buenas (horarios, características del puesto de trabajo…), ello le impide en cualquier caso alcanzar una custodia compartida.

Ello no es del todo cierto. Dependerá de cada caso concreto. Si el progenitor cuenta con apoyo familiar para poder cubrir esos periodos de ausencia, y en compensación, puede estar en otros, la custodia compartida podría ser totalmente posible.

Los Juzgados y Tribunales tratan de no penalizar los derechos del progenitor por esas circunstancias. Solo en los casos en los que se acredite que las mismas puedan afectar a un normal desarrollo de la relación entre progenitor e hijo, se impedirá su establecimiento.

En definitiva, a modo de conclusión, en Caleta Abogados entendemos que es un régimen de guarda y custodia cada vez más habitual, como consecuencia de la normalización que, de un tiempo a esta parte, viene haciendo la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo al respecto.

En todo caso, habrá que ceñirse a cada caso concreto y las circunstancias particulares para poder hacer una valoración de las posibilidades reales de que se establezca la custodia compartida.

                                         PEDIR CITA PREVIA CON UN ABOGADO       WHATSAPP 649 045 724 

*primera consulta gratuita consultando o solicitando cita a través de la web.

Pablo Salmerón Sabador

Abogado
Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales.
Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.
Pablo Salmerón Sabador

Pablo Salmerón Sabador

Abogado Más de 10 años de experiencia en Juzgados y Tribunales. Especialista en derecho de familia, accidentes de tráfico y derecho penal.